MNRI

El sistema Masgutova Neurosensorimotor Reflex Integration (MNRI) fue creado por la Doctora en Psicología educacional y del desarrollo, Svetlana Masgutova en 1988, al atender a niños que habían sufrido trauma severo, para los que las aproximaciones cognitivas tradicionales no estaban teniendo los resultados deseados. Ella comenzó a aplicar técnicas de Brain Gym, movimiento y masajes, con los que logró avances significativos y así comenzó a desarrollar su propia técnica.

MNRI es una terapia no invasiva que se basa en repetición de movimientos específicos, ejercicios y masajes que ayudan a formar, madurar, reestablecer y fortalecer vías nerviosas relacionadas con los fundamentos del desarrollo, procesamiento sensorio-motriz, percepción sensorial y conexión a centros superiores a través de la integración de los reflejos primitivos, maduración de reflejos posturales y otras técnicas relacionadas.

 

Beneficios que se han reportado en personas que han recibido MNRI :

  • Aumento la interocepción (conciencia del estado interno del cuerpo: hambre/saciedad, temperatura, agitación/calma, sed, necesidad de ir al baño)

  • Mejoría en la coordinación del movimiento

  • Mejoría del control postural

  • Mejoría de tono muscular (en espasticidad e hipotonía)

  • Mejoría en habilidades perceptivas

  • Terapeutas han descrito disminución de crisis epilépticas

  • Mejoría en calidad de vida

  • Mayor regulación emocional y conductual, disminución de hipervigilancia

  • Disminución de impulsividad, ansiedad

  • Mejorías cognitivas

Se ha utilizado despertar la memoria genética sensorio motriz en personas con múltiples diagnósticos incluyendo, entre otros, síntomas de déficit atencional/hiperactividad, bronquitis, asma, epilepsia, autismo, parálisis cerebral, asfixia por inmersión.

Además a nivel experimental se ha reportado reducción del cortisol (hormona del stress) y regulación de niveles de neurotransmisores (epinefrina, norepinefrina, glicina y GABA), lo que puede influir en el estado de ánimo, comportamiento, atención, funciones cognitivas y en la capacidad del cuerpo de mantener la homeostasis crítica para el funcionamiento adecuado del organismo. De esta forma, se facilitaría el camino para el neurodesarrollo, el aumento de la resiliencia al estrés, el nuevo aprendizaje y, por tanto, la neuro plasticidad.

 

Existen diferentes protocolos dentro de MNRI, cada uno tiene objetivos y técnicas para lograrlos: Remodelación de reflejos (repatterning), neuroestructural, neuro-tactil, movimientos arquetípicos, orofacial y visual/auditivo, hormonas de stress, integración propioceptivo-cognitiva, estrés post traumático, asfixia por inmersión, entre otras.

 

Kaiya Vasquez, especialista de MNRI, y parte del equipo facilitador en Masgutova Center señala que “uno de los aspectos más interesantes de MNRI es que mucho de lo que hacemos regula la producción de GABA, uno de los neurotransmisores que aporta al sentido de contacto con otros y la relación apropiada con el mundo exterior. Vemos respuestas impresionantes todo el tiempo. He trabajado con niños con escoliosis, la que pudimos corregir bastante en pocas sesiones. He visto niños con déficit atencional volver a concentrarse sin medicación, también niños dentro del espectro autista y veo como aumenta su capacidad de interactuar con otros. He tenido niños con mutismo selectivo que vuelven a hablar. Y en casos más extremos, como el de Lucas, he visto niños que no son capaces de pararse, avanzar hacia poder controlar su tronco y comenzar a sentarse, luego caminar. Los niños realmente mejoran su calidad de vida. Muchos de los niños que comienzan el tratamiento con gastrostomía terminan alimentándose por boca, lo cual es un avance significativo.”

Macarena: Mi experiencia con Lucas

 

Lucas sufrió una hipoxia severa el verano del 2021. Comenzamos la terapia MNRI cerca de un mes luego del accidente, trabajando por zoom con una terapeuta norteamericana acreditada. Lucas no tenía ningún tipo de respuesta a estímulos en ese minuto, tanto por el severo daño cerebral como por lo reciente del accidente. Su diagnóstico, entre otros temas, era de parálisis espástica y epilepsia refractaria (con una crisis cada 15 minutos aproximadamente). Luego de más de un año trabajando, hoy Lucas no tiene crisis clínicas epilépticas (en marzo tiene un nuevo EGG, ahí podré contarles más sobre esos avances); se ríe mucho, tiene un reflejo de succión muy activo, voltea la cabeza para escuchar quién le está hablando, prácticamente no tiene clonías y su espasticidad es muy leve. Hemos podido ir reduciendo las drogas para la espasticidad y para la epilepsia y a aumentado de peso y crecido, como un niño saludable. Durante el primer año utilizamos un protocolo específico para casos de hipoxia por inmersión, que en inglés se llama Non fatal drowning. En ese link pueden encontrar mucha información. 

Lo que más me gustó es que es una terapia muy respetuosa y funciona como ir construyendo una casa. Los reflejos se vuelven a despertar desde el más básico hasta el más avanzado, en ese orden, y no sometemos al niño a ninguna experiencia que sea abrumadora para su nivel de desarrollo cerebral. 

Cuando un niño sufre de espasticidad por alguna lesión cerebral, escuchamos mucho sobre "posiciones viciosas". En MNRI, entienden que no son posiciones viciosas, sino que son las posturas que el cerebro logra organizar con la información que tiene y que de alguna forma, logran darle calma. Entonces, cuando le ponemos una férula o algún elemento que impiden adoptar esta postura, se activa aún de manera más fuerte el sentido de defensa, nuestro sistema simpático y buscamos huir. Al no poder huir (hablamos de niños que en su mayoría no pueden salir corriendo) se activa aún más esta postura defensiva, tratando de calmar nuestro cerebro. Si este intento de defensa se encuentra con una férula que impide el movimiento, el cerebro le pide al músculo ejercer más fuerza, lo que termina produciendo una lesión. Lo mismo ocurre si tratamos de elongar a la fuerza un músculo. 

En la terapia MNRI, por el contrario, tratamos de integrar el reflejo sobre activado que produce esta postura defensiva, permitiendo el paso al siguiente reflejo.  Yo opté, ya que la rehabilitación es un largo camino, por comenzar a estudiar esta terapia. Muchos de los cursos son en línea, sobre todo los primeros. Son sincrónicos , por zoom y entregan muchas herramientas para profundizar conocimientos. Son en inglés, sin traducción.